Reflexión sobre el amor y el talento

Deja un comentario
Ciencia espiritual, Coaching, Creatividad, Human potential, Talento, Transformación, Universo cuántico

Enamorarse es una de las experiencias que más nos ata a la tierra. El amor está tan imbricado en nuestra genética, que sentirlo nos hace recordar que estamos vivos, nos hace desear cosas nuevas, avanzar, seguir creciendo. Estando “en amor”, sentimos nuestra plenitud y capacidad de lograr casi cualquier cosa… ¿Qué tiene el amor que nos mantiene erguidos, seguros de nosotros mismos?

Sólo he conocido una sensación igual al amor a otro, a ese “enamorarse”, la sensación de VIDA al haber conectado con la esencia más profunda. Solo que, en este caso, la mirada no nos lleva a los ojos del amante sino a nuestro mundo interno, a un espacio desconocido donde somos creativos, valientes, confiados e indestructibles. Cuando  desde fuera vemos algo así, energía en acción, lo llamamos “talento”.

Es normal, cuando no se ha logrado esa conexión íntima con lo que uno hace, preguntarse si todos tenemos ese “algo”, algún talento oculto, que nos daría la misma energía vital que un amor romántico, y en ese caso, cómo empezar a buscarlo.

Cada persona tiene su propio camino y su propia búsqueda, y tal vez no esté “en su horizonte” un encuentro de este tipo. O tal vez sí. Yo me inclino a creer que la búsqueda empieza justo donde uno se pregunta quién es realmente, y que la posibilidad del encuentro depende de un solo factor: el deseo de conocerse a uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s