Redes sociales y coaching I: El valor terapéutico de la Red Social

Deja un comentario
Branding, Coaching, Marca personal, Tendencias punto cero

En procesos de desarrollo personal y/o coaching, la Red Social es una valiosa herramienta de apoyo a niveles estructurales. En la creación de la nueva “estructura” que es necesaria para el florecimiento de la “nueva persona”, la Red brinda un marco óptimo para la interacción, puesta en marcha de ideas, conceptos, proyectos, e incluso, y muy principalmente, para la creación de un círculo afín, que puede resultar realmente valioso en esos momentos de inestabilidad e incertidumbre que acompañan el cambio. Todo ello, y porque nuestra emoción depende en gran medida de una estructura sólida y “bien armada”, produce beneficios emocionales que también ayudan al cambio.

Más concretamente, la Red Social:

1. Nos informa. Nos sirve para estar actualizados en tiempo real dentro del mundo en el que vivimos.

La velocidad de la información en la red es vertiginosa. Las noticias van y vienen, vuelan literalmente. A veces sentimos que no se profundiza, que todo es una corriente de paso… ¿Y qué más da? Pensémoslo un instante:

El flujo de información es útil en distintos sentidos: (1) Nos permite estar al día para poder mantener conversaciones cotidianas, lo que a su vez favorece la pertenencia a un círculo. (2) La información en red se brinda en múltiples formas, habiendo pasado de ser una vastísima masa de datos, a concentrarse en canales más o menos especializados, a los que podemos “suscribirnos” para recibir las noticias que nos interesan realmente, para avanzar profesionalmente, por ejemplo. Y por último, (3) la información, aunque pronto deja de ser noticia, queda almacenada en Red para que podamos acceder a ella en cualquier momento, cuando el interés ya no es la actualidad sino el conocimiento.

 Todo eso está en red, a “tiro de piedra”.

2. La Red nos mantiene comunicados con el exterior. De manera que favorece una necesidad primaria del ser humano: la comunicación.

Más allá de la información, la comunicación nos permite sentir que lo que decimos cuenta, que lo que “somos” cuenta. Con la comunicación se produce la respuesta al mensaje, el retorno de la información “retroalimentada” con nueva información. En términos prácticos, esto sucede cuando nuestros “amigos” marcan con un “me gusta” nuestras intervenciones, “retwittean” información que aportamos o se adscriben a nuestros “círculos”, se suman a nuestros “grupos” y se hacen “fans” de nuestras “páginas”. La esencia de la comunicación se cumple.

3. Hay, además, un sentido generalmente “positivo” detrás de la participación en red. En líneas generales, buscamos dar lo mejor de nosotros, ser recíprocos…  Estamos “recibiendo”, y al recibir, deseamos dar. La comunicación no es comunicación sin más, hay una comunicación que podríamos llamar “positiva” (aunque cierto es que no solo) que también tiene que ver con nuestra visibilidad: número de amigos, seguidores, contactos, impacto de lo que decimos, imagen que transmitimos… De algún modo, la Red Social nos llama a “progresar”. Y en este sentido, puede cubrir también otra de las necesidades primarias del ser humano: la necesidad de reconocimiento; esto es, “me veo a través de los ojos de los demás”, de manera que intento que los demás “me vean” como yo quiero verme a mí mismo.

¿Podemos decir que la Red nos ayuda a querer ser “mejores personas” en un sentido estricto y válido para todos? Bueno, no diría tanto, o no exactamente. Eso depende en realidad de cuáles sean mis objetivos, qué espero de mí mismo. Lo oportuno es decir que la Red nos brinda el escenario para la retroalimentación que necesitamos cada uno de nosotros a nivel individual. Por ahí van los tiros.

4. Por último, la Red nos ayuda a vernos como “parte de” y por lo tanto previene sentimientos de soledad, aislamiento, e incluso “lucha” en solitario cuando se trata de atravesar una crisis, o cualquier proceso de cambio y desarrollo personal. En las redes sociales se desencadena fácilmente una sensación de pertenencia y acompañamiento en nuestro proceso personal, que favorece estados de ánimo más optimistas, tan beneficiosos para lograr cambios positivos en nuestra vida.

Nunca antes, tanto como ahora, habíamos tenido la posibilidad de integración a un “coste” tan bajo. La Red Social no demanda, podemos ir y venir, cambiar nuestra identidad, crear el sueño que deseamos ser y lanzarlo ahí fuera para ver qué pasa, mientras nuestra “realidad” material, el día a día, sigue su curso.

En resumen, la Red Social ha creado un marco de desarrollo que, bien empleado, nos permite contar con herramientas útiles en procesos donde es frecuente sentirnos debilitados, estar sometidos a presiones, estrés, miedo… generando un espacio mucho más creativo a todos los niveles. (Próxima entrada: Redes Sociales y Coaching II: Cómo utilizar de manera productiva la Red Social)

 ▢ ▢ ▢

Si no tienes tiempo para crear y mantener tu presencia en redes, consulta las opciones “yo llevo tu red por tí”. Los beneficios serán los mismos, pero ahorrarás tiempo y lograrás el máximo impacto en tus círculos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s