He dejado de tener miedo…

Desde niña, siempre hubo a mi alrededor voces de amigos, familiares, maestros… que sintieron miedo por mí, y que llegaron a convencerme de que la única alternativa a la vida era el miedo, una elección que tomé como válida hasta que fui consciente de las oportunidades que pasaron de largo y que jamás volverían…

Recuerdo que entonces solo pude llorar la pérdida de los años que quedaron atrás, y que el llanto se mezcló con la rabia y todo dentro de mí fue caos hasta que hube llorado lo suficiente. -A veces la ira es necesaria para sacar la tristeza, porque ambas son primas hermanas, y vienen y van como en un baile de máscaras, al ritmo de sonidos que no siempre son música-.

En mi caso, marcharme sola a encontrar el pasado, y con él a encontrarme de frente también con el origen del miedo, fue la mejor decisión que he tomado en mi vida. El viaje más largo ha venido después, pero aquellos dieciocho días fuera de casa, de todo mi mundo, incluso lejos de mi propia hija en un país donde la mujer no viaja sola, no tiene derecho a pasado, presente o futuro, ni se pregunta con demasiada frecuencia si tener sueños es lícito, fueron el inicio de un cambio en el interior, que hoy se ha convertido en la única brújula para seguir adelante.

A veces me preguntan llevándose las manos a la cabeza, cómo puedo haber rechazado opciones de futuro más “cuerdas”, más “racionales» o más “estables”… Yo les digo que hay un norte hacia el cuál todos caminamos durante la infancia, y que solamente le hemos perdido la pista, pero que sigue dentro para volver a guiarnos por el único camino donde la felicidad está asegurada junto a la subsistencia: la conexión con el alma.

Es ahí donde he dejado de tener miedo.

Si miro alrededor y escucho los mensajes que cada día bombardean nuestro inconsciente llenándolo de más y más temor a la vida, solo siento que es necesario que seamos cada vez más los que con nuestro ejemplo y con nuestra experiencia vivida, trabajemos con otros en la superación de sus propios miedos. ¡La vida es tan inmensamente mágica más allá de la barrera que nos impide ver, que urge dar pasos hacia ese destino!

Sí. Yo he dejado de tener miedo, y he escrito una novela que saldrá en unos días donde cuento quién fui, y cómo llegué a mirar a los ojos del miedo hasta decirle “¡ya basta!”… Lo que yo siento ahora es una combinación de vértigo por la desnudez de mi libro y deseos de seguir escribiendo, y de seguir ayudando a otros a superar sus miedos…

close

Envíame información sobre el modelo de Liderazgo In-Out

"El enfoque 350º que impulsa la transformación"

A través del envío de tus datos utilizando nuestros formularios de contacto, das tu consentimiento para el envío de información sobre las actividades que realizamos. En ningún caso el envío de tus datos a través de nuestros formularios de contacto autoriza la cesión de los mismos a ningún tercero. La inclusión de tus datos en el fichero propiedad de la marca Olga-Casado no autoriza el uso de los mismos para otros fines que no sea el envío de información relativa a las actividades formativas que se llevan a cabo bajo esta marca. En cualquier momento podrás solicitar la baja de todos los envíos y comunicaciones a través del correo electrónico olgajcasado@gmail.com

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja un comentario