Prepárate para «la sombra»

En esto de los procesos de desarrollo humano y coaching, la sombra aparece cuando uno menos lo espera, y no precisamente para favorecernos.

¿Qué es la sombra?

La lectura de Carl Gustav Jung sobre lo que él definió como un “arquetipo”(*), resulta interesante y de aplicación en cualquier ámbito. La sombra para Jung, engloba los aspectos ocultos o inconscientes de la persona, tanto positivos como negativos, que ésta ha reprimido conscientemente o bien nunca ha reconocido para sí misma.

Vemos la sombra en los otros, pero desconocemos la nuestra…

En la sombra depositamos impulsos, resentimientos, deseos no expresados o reprimidos, fantasías… Es algo así como el polvo que guardamos bajo la alfombra. Estas características no reconocidas en nosotros, son sin embargo percibidas en los demás a través de mecanismos de proyección, de manera que vemos en los demás defectos (y también virtudes) que en realidad son propios.

La palabra sombra hace referencia a la oscuridad. Lo que anida “ahí dentro” es necesariamente oscuro, porque no ha salido a la luz, no se ha expresado; no ha tenido la oportunidad de buscar su mejor manifestación en el mundo. De ahí que cuando uno cree percibirlo en otros, manifiesta su repudio a eso precisamente que son sus propios impulsos. Cuando sale la sombra, es como un verdadero caballo desbocado.

La sombra es el gran boicoteador de la evolución personal y el éxito. Aparece en forma de miedo, competitividad extrema, agresividad, etc., y nos aleja del centro creativo, que es precisamente el que nos permite ser la versión más elevada de nosotros mismos, la visión que hemos tenido y hacia donde queremos dar pasos. Por eso precisamente, es esencial trabajar en nosotros mismos para conocer nuestra sombra.

De niña tuve un curioso inicio a la sombra. Recuerdo que en el colegio se había corrido la voz de una leyenda que hablaba de una mano negra que acechaba el sueño, justo en el momento en que mis padres cambiaron mi dormitorio, que de repente había dejado de ser familiar e infantil. La mano negra era una sombra que traía la muerte, un símbolo que temí durante mucho tiempo…

Efectivamente, detrás de la sombra (o de la mano negra) hay muerte, pero muerte de lo creativo, de lo poderoso, de lo elevado. Bien sea la virtud no reconocida, el deseo reprimido o el defecto no aceptado, en todos ellos hay muerte del ser creativo que somos, del potencial infinito que tenemos a nuestro favor.

Como él mismo dijo, el único peligro real que existe para el hombre, es el hombre.

Os dejo para terminar un enlace a la vida de Carl Gustav Jung en YouTube. Abrazos.

(*) Patrón ejemplar del cual otros objetos, ideas o conceptos se derivan

close

Envíame información sobre el modelo de Liderazgo In-Out

"El enfoque 350º que impulsa la transformación"

A través del envío de tus datos utilizando nuestros formularios de contacto, das tu consentimiento para el envío de información sobre las actividades que realizamos. En ningún caso el envío de tus datos a través de nuestros formularios de contacto autoriza la cesión de los mismos a ningún tercero. La inclusión de tus datos en el fichero propiedad de la marca Olga-Casado no autoriza el uso de los mismos para otros fines que no sea el envío de información relativa a las actividades formativas que se llevan a cabo bajo esta marca. En cualquier momento podrás solicitar la baja de todos los envíos y comunicaciones a través del correo electrónico olgajcasado@gmail.com

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja un comentario