Presentar una obra o desnudarse uno mismo

Creatividad, Identidad, Transformación

Jornada de reflexión, de resaca emocional, de muchas sensaciones que hasta ahora no había compartido con tantas personas, muchas muy queridas y otras desconocidas. Ayer presentamos en la Biblioteca León Tolstoi de Las Rozas mi primera novela, “El Rapto de la Mariposa”. Muchos amigos y conocidos se acercaron a darme su apoyo, y otros a conocer la obra. Soy consciente de haber llevado muy en silencio mi pasión que es la literatura, y me sentí abrumada al recibir tantos elogios y palabras de cariño, no ya a mí, sino a este libro que ha sido un parto largo y profundamente inspirado. Sin dolor.

Anoche hablamos del miedo, de la soledad, del valor; de los antagonistas que son necesarios para la conquista de un equilibrio que con frecuencia parece imposible. Hablamos de lo femenino que se busca a sí mismo en un mundo más concebido a la medida del hombre, y ahí se buscó también a la mujer detrás de la firma. El posicionamiento no siempre es tan fácil, pero aquí, precisamente en esta cuestión, no puedo dejar de ser sobre todo mujer, que escribe para lo femenino…

No hubo preguntas desacertadas ni respuestas esquivas… salvo para no decir quién es quién en la trama y dejar el misterio de qué viví y qué no. Reconozco que no esperaba la expectación causada por el porcentaje de realidad que hay en la novela, pero sigo creyendo que hay que darle a la protagonista su espacio: todo protagonista que se precie de serlo, reclama un puesto de envergadura en la obra.

Desde aquí, gracias a la Biblioteca de Las Rozas y al magnífico director del evento, Antonio Tormo Abad, cuya puesta en escena es siempre brillante.

 ENTREVISTA en el Periódico “La Voz de Torre y Hoyo”