Por qué la respuesta a la felicidad es filosófica y no tanto “científica”.

Deja un comentario
Coaching, Creatividad, El camino del héroe, Filosofía, Human potential, Transformación

Epicuro_Felicidad_190_4Ayer leí un artículo en El Confidencial que hablaba de “las nueve maneras de alcanzar la felicidad según los científicos”. Me detuvo en mitad de la lectura la siguiente frase: “su estudio científico (que no religioso ni filosófico)…”. Proseguí la lectura con un gesto asombrado al leer la mención a los amigos como fuente de felicidad, pero lo que me detuvo definitivamente fue la tercera propuesta científica para ser feliz: “compre experiencias”. Reduje la ventana del navegador y escribí un correo electrónico al autor del artículo, recordándole que la primera de esas vías “científicas” para la conquista de la felicidad, “tener amigos”, ya fue sugerida por el filósofo griego Epicuro 300 años A.C., y que “la compra de experiencias” me resultaba una propuesta cuando menos curiosa…

La respuesta del autor, amabilísima desde luego, sugería que el concepto de felicidad tal vez haya cambiado a lo largo del tiempo, lo que una vez más me invita a reflexionar y buscar respuestas, cómo no, filosóficamente.

Creo interesante compartir con vosotros mi argumento al autor del artículo:

En mi opinión, el concepto de felicidad no puede transformarse a lo largo del tiempo, sí los “lugares” (modos) donde la buscamos.

La felicidad es una búsqueda esencial del hombre, y como tal solo encuentra respuesta en lo que es esencial. No puede por lo tanto ser reducida esa “conquista” a ninguna aplicación o acción concreta (compre experiencias, recuérdese a sí mismo lo que usted vale…) por la sencilla razón de que cada ser humano, si bien idéntico en lo esencial, es diferente en lo manifestado, en lo concreto.

La ciencia no busca en lo universal sino en lo manifiesto por eso va a la zaga de la religión (espiritualidad) y la filosofía, y por lo tanto responde pero parcialmente a la totalidad de la vida. (He aquí, por cierto, la dificultad en dar respuesta al anhelo científico, sirva Einstein de ejemplo, de construir una “Teoría del Todo”).

Al hablar de amigos, Epicuro hablaba de “unión”. Somos dolor en tanto nos dividimos de la totalidad al nacer, por eso necesitamos (celularmente incluso), re-unirnos, volver a la Unidad (concepto esencialmente religioso). -Un texto interesante que trata esta cuestión es “La vida en común” de Ztvetan Tódorov-

Del mismo modo, habló de autosuficiencia económica y de reflexión, vivir una vida analizada, comprender la existencia.

Ciertamente no son variables que puedan mutar a lo largo del tiempo, 1) porque como “animales naturales” ansiamos la libertad, y 2) porque somos seres pensantes.

Sentido de unidad, capacidad de comprensión (mente libre de preocupaciones) y autosuficiencia o libertad, son pilares fundamentales de nuestra estructura humana. Son éstos los que debe perseguir el hombre. La estadística solo sirve para decir cuántos de nosotros “compramos experiencias” y después nos “sentimos satisfechos” y cuántos no. Pero no responde a la felicidad humana, y no contribuye a desarrollar sociedades pensantes, seres humanos libres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s