Pensamiento positivo, ley de atracción y realidad cuántica

sistema-inmunologico¿’Pensar bien’ para ‘estar bien’, o sencillamente ‘ser bien’?

Resulta que es ahora cuando las personas ‘de a pie’ comenzamos a hacernos eco de que pensar lo que nos hace bien (físicamente hablando) obra milagros en nuestro cuerpo porque obra milagros en la emoción, que dirige las funciones coordinadas del cuerpo. Se habla de cuántica y cada vez más personas comenzamos a prestar oídos a lo que esto quiere decir, y ansiamos poner rápidamente en práctica fórmulas milagrosas para conseguir resultados inmediatos en nuestro día a día. Confiamos en atraer la riqueza, la salud o el amor, y tratamos de ‘pensar’, como quien hace ejercicio físico, en aquello que merecemos o deseamos en nuestras vidas.

Esto está bien porque el ejercicio mental tiene fabulosos resultados de tipo funcional en nuestra actividad cerebral, pero con frecuencia no resulta tan fácil lograr avances reales, es decir, lograr lo que uno desea, y a la contra sí es frecuente que muchos pierdan el interés o duden de que eso que llamamos cuántica no sea alguna ‘teoría de posibilidades’ poco factible para el mundo “real”.

Un organismo funciona sin conflicto porque responde a su ‘ley natural’, y cuando algo rompe el equilibrio entre el organismo y su ‘ley natural’, ese organismo deja de funcionar en equilibro y entra en conflicto. Pidámosle ahora a un organismo en conflicto que obre el milagro de atraer lo que es el “bien” para sí mismo como organismo, y pronto caeremos en la cuenta de que cuando hay conflicto se abren caminos divergentes que enfrentan diferentes partes del organismo. Por ejemplo, si una empresa tiene dos facciones bien diferenciadas entre sus ejecutivos, ¿cómo “pedir” para la empresa sin mirar en dos direcciones distintas? ¿A cuál de esas direcciones debe atender la “ley de atracción” (o cuántica) que queremos hacer funcionar en nuestro beneficio?

Un organismo (individuo o empresa) en conflicto debe antes alinearse con lo que sea su “ley natural” (filosofía de empresa, valores esenciales, etcétera) para poder “pedir” de modo alineado y efectivo. (Después podríamos decidir si eso que llamamos cuántica «funciona o no»)

Por eso “pensar bien” no sirve (sin estar sujeto a ciertas coordenadas) al fin último de “estar bien”, entendido ese “bien” como el modo en el que quiero que algo suceda o se de en mi vida. Sin embargo, “ser bien”, en el sentido de ser conforme a aquello que en esencia soy, es decir, ser según mi filosofía de empresa, ser según mis valores, etcétera; estar, en definitiva, alineado con lo que quiera que soy, sí me orientará a la capacidad de atraer.

– – –

CONSULTA GRATUITA

close

Envíame información sobre el modelo de Liderazgo In-Out

"El enfoque 350º que impulsa la transformación"

A través del envío de tus datos utilizando nuestros formularios de contacto, das tu consentimiento para el envío de información sobre las actividades que realizamos. En ningún caso el envío de tus datos a través de nuestros formularios de contacto autoriza la cesión de los mismos a ningún tercero. La inclusión de tus datos en el fichero propiedad de la marca Olga-Casado no autoriza el uso de los mismos para otros fines que no sea el envío de información relativa a las actividades formativas que se llevan a cabo bajo esta marca. En cualquier momento podrás solicitar la baja de todos los envíos y comunicaciones a través del correo electrónico olgajcasado@gmail.com

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja un comentario