Si te enfadas, enfádate bien

Deja un comentario
Coaching, Creatividad, Liderazgo

No sé qué opinarán los psicólogos de ello, pero yo me inclino a pensar que el enfado es muy sano. Claro que esto no significa patente de corso para los enfadados. No señor, no; no todo vale. No es razonable, por ejemplo, que uno empiece a tirar platos a la cabeza de nadie por muy enfadado que esté. Eso ya no es enfado (emoción). Más bien es actitud.

Frente al enfado, algunas personas reaccionan sin control y arremeten contra cualquiera. Otras lo llevan hacia dentro y tratan de distraerse para olvidar. Pocas en realidad lo aprovechan.

Conocí a una mujer que decía que una vez se tragó el enfado y le sentó fatal, y que desde entonces no había vuelto a tragarse ninguna emoción negativa. Esto me parece muy sano.

El enfado es catártico. Insufla energía de emprendimiento, de cambio; energía de crisis. Algo nos lleva a un límite insoportable y es fantástico que podamos sentirlo y saber qué significa. Es sano dejarlo salir porque desbloquea, empuja hacia delante, motiva la acción. El enfado es, con frecuencia, un importante preámbulo para que la creatividad aflore. Muchas buenas ideas vienen a nosotros como un primaveral despertar justo después de la tormenta de enfado.

Por eso sugiero que cuando estéis enfadados, vomitéis sobre un folio en blanco todo ese montón de ira. Descargad el temible aguacero sobre las hojas, y hacedlo a mano, nada de teclado y pc. Veréis qué de luz hay más allá de las nubes…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s